martes, 8 de julio de 2014

Slow Burn, Saga Assassins 1, V. J. Chambers



Cuando Griffin Fawkes llega con la noticia de que su padre está muerto, ella no está segura de si le importa, de todos modos, él no era un gran padre. El único resquicio de esperanza aquí es la increible mandíbula de Griffin, y Leigh lo quiere mal.

Leigh Thorn se esconde en la Universidad de Backwoods porque su padre la puso en peligro, y si la gente equivocada la encuentra, está muerta. Ella prefiere esnifar rayas antes que pensar en ello, prefiere tomar chupitos de vodka con sabor a malvavisco hasta que no pueda recordar.

Griffin le debe la vida al padre de Leigh. El hombre le rogó que mantuviera a su hija a salvo, pero Griffin no esperaba a una chica fiestera que utiliza la cocaine como combustible y que apenas parece preocuparse por su propia seguridad.

Parece que prefiere destruirse a sí misma más que cualquier otra cosa. Lo que no esperaba es que a él le importara ella. Él sabe que está demasiado dañado como para estar con una mujer. Lo mejor que puede hacer es asegurarse de que está a salvo de cualquiera que pudiera hacerle daño. Incluida ella misma, incluido él. Pero luchar contra hombres con armas de fuego está comenzando a parecer más fácil que mantener las manos alejadas de Leigh.

Gracias a Carpe Dreams por el libro!

No hay comentarios:

Publicar un comentario